Entre la espada y la pared: perdí mi trabajo y ahora mi libertad

Tengo 40 años y soy Argentino.

Por razones laborales y por mi hijo, emigré por segunda vez a Bolivia.

Después de unos cuantos meses de bonanza económica, perdí mi trabajo por reducción de personal. Mientras buscaba una nueva labor me atrasé en el pago de manutención para mi hijo y al tercer mes tuve que parar el pago de la misma.

Continúa leyendo